Mollificio Lombardo fue fundado el 8 de marzo de 1932 en el centro histórico de Milán por el comandante Emilio Longoni.

La producción específicamente artesanal se realizó en un pequeño taller equipado con las primeras máquinas automáticas de la época.

Debido a la Segunda Guerra Mundial, Mollificio se mudó de Milán a Carvico (BG) en un antiguo molino. Descubierto por la Fuerza Aérea Italiana, donde, en colaboración con trabajadores locales y algunos técnicos transferidos desde Milán, amplió el alcance y aumentó la capacidad de producción.

Con la reconstrucción de la industria italiana de la posguerra, para alcanzar niveles de producción de alta calidad, se decidió construir una nueva fábrica en 1960.

Con la llegada de la tercera generación, el objetivo continúa siendo invertir en tecnología y servicios para satisfacer las necesidades de los clientes más exigentes con especial atención a los recursos humanos que representan la continuidad para el futuro.

El estudio y la planificación del mercado de Mollificio Lombardo para venir e instalarse en Brasil comenzaron en 2012. Después de las conclusiones de viabilidad económica y social, en 2015 se instaló la unidad de producción en Apucarana, Estado de Paraná (PR). De esta manera, nuestra Empresa está mucho más próxima de clientes de América del Sur, lo que contribuye a dar una respuesta más rápida y eficiente a sus necesidades.